Los contactos interpersonales o grupales en nuestro mundo contemporáneo están siendo ampliados a pasos acelerados por el desarrollo de la tecnología de los medios de comunicación. Parece que en este presente la “humanidad” está en contacto constante con uno o varios medios que forman parte de su vida y condicionan su forma de observar el mundo.

 

Las personas con las que nos asociamos influyen en nuestro estado mental, desempeño y logro de objetivos. Todos tenemos poder para controlar con quienes nos  asociamos, la elección de quienes permitimos entrar a nuestro mundo, a quién le invertimos tiempo, a quién buscamos para obtener ideas, información, aprendizaje, estabilidad. Las personas que nos rodean raramente tienen un efecto neutral en nosotros; o nos ayudan a crecer, o nos sabotean. Hay personas que son nocivas para nuestro bienestar mental pueden ser miembros de nuestra familia, amigos, compañeros del trabajo e incluso alguien que hemos elegido como pareja.  Pueden aparecer de cualquier otra parte donde tengas que interaccionar con gente. 

Todos las personas que ejercen posiciones de liderazgo o de management, con independencia de su posición jerárquica, tienden a abusar de sus virtudes. La voluntad del líder de ser poderoso y directo con sus subordinados se convierte en una tendencia al abuso y a la perentoriedad. La insistencia en la búsqueda del consenso alimenta la indecisión crónica. El énfasis en el respeto por los demás degenera en amabilidad inútil. 

La psicología dice que el hábito es cualquier comportamiento repetido regularmente, que requiere de un pequeño o ningún acto irracional y es aprendido, más que innato. En la “Ética a Nicómaco”, Aristóteles define los hábitos como “aquello en vistas de lo cual nos comportamos bien o mal respecto de las pasiones”. 

 

Todas las personas tenemos la capacidad de ejercer la influencia necesaria sobre nuestro equipo de trabajo para llegar al éxito. Cada uno tendrá un estilo propio y preferirá un tipo de liderazgo. En cualquier caso, todos los buenos líderes tienen unas habilidades básicas que debes potenciar al máximo si quieres ser uno de ellos. 

Todos somos líderes y dirigimos todo el tiempo. El liderazgo desde adentro determina quién soy y qué hago y bajo esa visión inspira a los demás a ser.

 

 

Liderazgo es influencia. Influencia es el poder que alguien ejerce en las actitudes y comportamientos de otros para lograr resultados.

Delegar es una de las actividades que más trabajo nos cuesta hacer pues no nos gusta la sensación de que perdemos el control sobre algo que sabemos hacer o dominamos y es que no es una tarea fácil dejarle "esa tarea" a alguien más pues tenemos que confiar plenamente en esa persona, sin embargo, "delegar" es algo sumamente necesario.

 

Lo que empezó hace algunos años como "oficinas virtuales" hoy en día se ve reflejado en las llamadas "oficinas compartidas". Apenas unos años atrás existían un par de opciones, en la actualidad puedes encontrar estas oficinas en toda la ciudad así como en otros estados de la República.

Contacto rápido

  
Volver