¿Mismos apellidos igual a parentesco?

 

 

Cuando se comparte un apellido común

hay muchas posibilidades de que sean familia

 

Según un estudio realizado recientemente en España, las personas que comparten los mismos apellidos podrían tener cromosomas emparentados.

Cuando nos encontramos con alguien que tienen nuestro mismo apellido, siempre nos viene a la mente la idea de que podría ser un pariente a quien no hemos conocido.  Esta premonición resulta que es verdadera en los casos en que el apellido es poco frecuente.

Según indica el autor principal del artículo, Conrado Martínez-Cadenas, investigador de la Universidad Jaume I de Castellón y de la Universidad de Oxford, “la mayoría de los hombres que comparten apellidos relativamente raros – con menos de 6.000 portadores en total en el territorio nacional- también suelen compartir un cromosoma Y idéntico o muy similar, lo que significa que descienden de los mismos fundadores originales de dicho apellido por vía paterna”.

 

Cuestión de frecuencia

 

Del mismo modo, también se ha confirmado que cuánto más comunes sean los apellidos, la correlación en el cromosoma Y se pierde, por lo que no habría descendencia del mismo linaje. El autor también ha señalado que “la correlación entre apellido y cromosoma Y no depende en absoluto del origen geográfico o del tipo de apellido, solo de la frecuencia”.

 

Para demostrar esto, se seleccionaron 37 apellidos que representaran un amplio espectro de frecuencias y se clasificaron en cinco grupos: muy frecuentes (Fernández y Martínez), con más de 150.000 portadores; moderadamente frecuentes (Aguirre y Díez), entre 15.000 y 150.000 individuos; medianamente frecuentes (Tirado e Ibarra), entre 5.000 y 15.000 portadores; poco frecuentes (Bengoechea y Cadenas), entre 3.000 y 5.000 portadores; y muy raros (Nortes y Albiol), entre 100 y 3.000 portadores.

 

Antes de este estudio sobre los apellidos españoles, las únicas investigaciones sobre la correlación entre apellidos y cromosoma Y habían tenido lugar en Gran Bretaña - donde los patrones de correlación se corresponden con los de España- e Irlanda.

 

En Irlanda, ocurre el proceso inverso: algunos apellidos muy comunes tienen correlación entre apellido y cromosoma Y. “Los análisis indican que los apellidos irlandeses son mucho más antiguos que los de España y Reino Unido y que tienen correlación independientemente de la frecuencia”, señala Martínez-Cadenas.

 

Sería interesante hacer un estudio similar con los apellidos mexicanos de origen nahuátl poco comunes como Cipacti, Caleti, Coateco o Xóchitl. Estos apellidos de origen azteca han sobrevivido a pesar de la influencia hispánica y denotan personalidad indígena en quienes los conservan.

 

 

*La investigación ha sido publicada en la revista European Journal of Human Genetics.

 

 

 

 

 

Volver